Factoring o factoraje es un tipo de servicio financiero en el que una empresa vende sus cuentas por cobrar a un tercero llamado factor.

El factor generalmente es una compañía financiera.

También conocidas como compañías de factoraje, pagan a las organizaciones comerciales el importe adeudado en las cuentas por cobrar con un descuento incluso antes de que realicen la cobranza.

Más tarde, la empresa de factoraje recoge los pagos de los clientes de la empresa “cliente”.

Para entender el concepto de factoraje, es importante entender qué son las compañías de factoraje.

Permítenos entender más acerca de estas compañías de factoring.

¿Qué son las empresas de factoring o factoraje?

Las compañías de factoring son las compañías de financiamiento que actúan como terceros en el proceso de factoraje.

Compran las facturas de la empresa y proporcionan dinero para las facturas impagas a las empresas que contratan sus servicios.

Posteriormente cobran a su vez tarifas de factoring o comisión por sus servicios.

Los servicios entre las compañías de factoraje difieren entre sí.

Algunas proporcionan servicios generales de factoraje mientras que otros brindan sus servicios a sectores especializados como médicos, bienes raíces, transporte, construcción, etc.

Ventajas de usar los servicios de una empresa de factoraje

Hay muchas ventajas para que las empresas trabajen con compañías de factoraje. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Protege al negocio contra la pérdida debido a deudas incobrables.
  • Aumenta el flujo de liquidez de la organización.
  • Proporciona apoyo a nuevas empresas y pequeñas empresas.
  • Permite una toma de decisiones rápida.

Desventajas de factoraje

Como en todo, existen también los contras y vale la pena que las conozcas para que tomes la mejor decisión:

  • La empresa que contrates será quien recolecta el dinero en nombre de tu compañía lo que puede generar estrés para tu compañía y las relaciones con tus clientes.
  • Suelen ser altos los costo al recurrir a una empresa de factoraje
  • Suele ocurrir que exista un mal comportamiento del factor con los acreedores. Este tipo de acciones pueden obstaculizar la buena voluntad de la empresa.
  • Las empresas de factoraje en ocasiones evitan asumir la responsabilidad de los deudores arriesgados. Esto conlleva entonces a que la carga de gestionar a ese deudor siempre recaerá en tu empresa.

Aquí entonces lo más sabio es investigar, conversar no solo con una, sino con varias empresas de factoraje para conocer sus pros y contras y así poder evaluar qué opción te ajusta mejor si vas a recurrir a este tipo de recurso de financiación.

En México ya se cuenta desde hace tiempo con una gama de opciones interesantes a estudiar y elegir.

Una de ellas es Unifin quien cuenta ya con 25 años ofreciendo sus servicios y apoyando a las empresas mexicanas

En conclusión, el factoring puede formar parte importante del embalaje de un negocio, especialmente para aquellas empresas que son de gran tamaño.

Si se usa sabiamente y en beneficio de la compañía, puedes ayudar a que tu empresa crezca significativamente haciendo un buen uso de este recurso que tienes a tu alcance.