Hace unos días estaba en mi casa descansando del trabajo de la semana cuando en la televisión salió un documental sobre el calentamiento global y lo mal que esta el mundo en cuestiones ecológicas. Esto es algo de lo que se escucha mucho ya que se habla constantemente de lo mismo además de que existen partidos y organizaciones supuestamente verdes en todo el mundo quienes ofrecen discursos de sus actividades y su postura. Sin embargo, si tomamos unos rayos x del mundo podremos ver que nuestro planeta y todo lo que vive en el es un organismo que padece una enfermedad crónica en todos los niveles.

Ahora mas que nunca el planeta esta mostrando síntomas preocupantes en todos los aspectos, síntomas que predicen por si mismos la muerte inminente del mundo y de todo lo que aquí yace. De hecho, el decir que el mundo esta enfermo es un termino incorrecto puesto a que esta enfermedad de carácter grave a sido causada enteramente por los seres humanos lo que hace de este fenómeno degenerativo una situación mas parecida a un suicidio que nada más, lo que hace  de esta situación ser una mucho mas grave.

Si bien hemos dicho que los males del planeta son un suicidio provenientes del ser humano, es natural que el mal principal provenga de nosotros, lo que significa que el mal que predomina en la humanidad es uno que proviene desde el interior de nosotros. Este mal que proviene del interior de nosotros es uno que nunca en la historia humana había tenido tanta influencia  de manera tan colectiva como lo es el día de hoy. Este mal es la muerte del espíritu y la decadencia del alma de los hombres y mujeres que caminamos el mundo en este siglo 21.

Esta muerte del espíritu y del alma es lo que retumba a todo nuestro alrededor dando muerte progresiva a la tierra, a los vientos y a los mares incluyendo a todas las criaturas nobles que habitan estos reinos quienes caen victimas a la muerte interna del hombre quien ha cambiado su alma por los bienes mundanos y por la mentira de la tecnología inteligente  que ha tomado el control de nuestras vidas. Sin embargo, esta muerte espiritual proviene exactamente de una sola cosa: la expulsión  total de Dios de la vida del hombre.

Esta expulsión del creador de nuestras vidas es algo evidente en la mayoría de la humanidad lo que trae consigo consecuencias graves. Una de estas consecuencias graves es el hecho de no saber distinguir entre lo bueno y lo malo, cuando estos dos valores son relativos: es así como la humanidad y todo a nuestro alrededor hemos de morir. Algo increíble, es que esta situación de los hombres, incluyendo la enfermedad del planeta, esta predicho en textos bíblicos como el Apocalipsis de san Juan donde se predice la muerte de los mares; de la tierra; cuando la luz del sol quemara a los habitantes de la tierra; una lluvia de fuego;  y un gobierno absoluto mundial donde todos serán forzados a portar el signo de la bestia en el puño o en la frente y cuando los seguidores de Cristo serán abiertamente perseguidos y martirizados : todo esto será interrumpido por la segunda llegada de Dios al mundo como juez.