Hoy quiero contarles cómo es el lugar donde trabajo, lo hago con el fin de que si están interesados en rentar un espacio en un coworking sepan a lo que se vana enfrentar y cómo son algunas de sus instalaciones. Antes de empezar les quiero contar lo fácil que fue encontrar el sitio perfecto. Lo único que hice fue escribir en un buscador de internet, en mi caso Google, ‘coworking DF’ y me aparecieron diversos artículos para conocer lugares en la Ciudad de México donde podía rentar una oficina, además de empresas que se encargan de ayudarte a seleccionar algún lugar, contacté a una de ellas que tenía basta experiencia ayudando a emprendedores y me llevaron a visitar algunas instalaciones hasta que decidí una que está en la Colonia Roma.

La fachada del coworking donde trabajo es como el de una tienda departamental, o al menos eso es lo que a mí me parece. En la entrada tiene puertas y ventanas de cristal, por lo que se puede ver hacia adentro. Las personas que transitan por las calles alcanzan a ver la recepción, donde contamos con sillones y poufs para los visitantes, un mostrador con dos asistentes que se encargan de recibirlos y atenderlos, ya sea en persona o a través de llamadas telefónicas. Detrás de estas personas está un letrero engrande que dice Google Partner, pues hay compañías que tienen esta distinción, sobre todo aquellas que se dedican al marketing digital. En otra pared se pueden observar todos los clientes que han trabajado para las distintas empresas que ahí habitan, por así decirlo, y en la otra pared recortes de periódicos sobre eventos que ahí se han realizado, como ocurre cuando nos visiten personajes distinguidos.

Después es necesario atravesar una puerta para entrar a donde se encuentran todas las oficinas. De lado derecho están todas las zonas recreativas y de descanso. Hay una cafetería con máquinas expendedoras y mesas, algunas circulares con pocos asientos y otras rectangulares y largas para que se reúna más gente. Hay una zona que está tapizada con pasto artificia, donde hay un futbolito, sillones de piel y un par de televisiones con un X Box One y un Play Station 4, para quienes deseen desestresarse del trabajo diario. De lado izquierdo ya están las oficinas, las cuales son de diversos tamaños, desde muy grandes y amplias hasta pequeñas, las cuales varian su precio según el tamaño. Son dos pisos de estas oficinas y al centro de todo en la planta baja está la sala de juntas comunitaria, donde hay una gran pantalla para exposiciones y una mesa redonda y grande de cristal, las sillas son de piel y está rodeado por puertas de cristal, aunque hay cortinas blancas de plástico que se pueden bajar para evitar que los demás vean.

Mi oficina es una de las medianas, donde cuento con una alfombra color café, una mesa redonda de madera y algunas sillas de escritorio que la rodean. También tengo tres cubículos, que son donde trabajan mis colaboradores, y en una esquina mi pequeño escritorio, donde tengo mi computadora, papeles, agendas y demasiados post-its. Sólo decidimos adornarla con cuadros de David Bowie, mi cantante favorito, uno de Dragon Ball Super, nuestra serie favorita y una pintura de Picasso.