Wall-E el robot

El día de ayer entré a internet con el propósito de revisar la forma de poder reciclar las varillas de acero y mientras leía algunos post y veía imágenes , me saltaron fotografías de acero comprimido en cubos de metal para su fácil manejo y reciclaje. Cuando vi estos cubos no pude evitar recordar la película animada de Walt Disney Pictures y Pixar Animation llamada Wall – E.


Esta película salió en el 2008 y fue dirigida por Andrew Stanton , reconocido director que ganó un Oscar como mejor película de animación gracias a la película Buscando a Nemo.

Wall -E es un robot pensante y con sentimientos de la línea que lleva el mismo nombre que fue diseñado para limpiar la basura que cubre la Tierra después de que esta se quedo devastada gracias al ser humano y la contaminación. Para poder sobrevivir como raza , los humanos decidieron dejar el planeta Tierra para vivir en el espacio exterior mientras en el planeta los robots se encargaban de recolectar la basura en pequeños cubos metálicos para que en un futuro, el ser humano pueda regresar y poblar el planeta en el que antes habitó.

La historia comienza con el robot que , desde temprano se levanta para ir a trabajar en la monotonía del día a día, sin que nada cambie y con la contaminación y basura como su única vista. Mientras recolecta los desperdicios encuentra una bota que contiene una planta en su interior, esto le emocionó y regresa a su casa para guardarla en su vasta colección.

Tras varios días la monotonía se interrumpe cuando un cohete desciende a la Tierra para dejar un en ella a una robot de combate llamado Eva cuya misión es investigar si la Tierra puede ser poblada una vez más. Ella está en busca de algún ser viviente.

Wall-E se sorprende y la sigue en su búsqueda sin que ella se de cuenta, pero cuando lo descubre se vuelven amigos inseparables mientras Wall-E comienza a sentir algo por ella, por lo que desea enseñarle su colección preciada y mostrarle la planta que tenía en su poder. Cuando ella observa el ser vivo, entra en “modo” de alerta verde para que los humanos que están en el espacio estén al tanto de este descubrimiento.

Días después una nave regresa a la Tierra para llevarse a Eva con él, pero Wall-E no tiene intención de dejarla sola, por lo que se sube a la nave y comienza una aventura llena de comedia y misterio junto con los humanos que viven como reyes en la nave nodriza: no hacen ejercicio, no caminan, no hablan con las personas de su alrededor; se mueven a través de carros puestos en diferentes vías como de tren y se comunican a través de una pantalla mientras están sentados comiendo todo el tiempo. La raza humana se ha perdido en la tecnología y no miran más allá.

Sólo cuando llega Wall-E y crea, junto con Eva y la planta, distintos eventos desafortunados a su alrededor, la sociedad  como la conocían cambiaría para siempre.

Read More

La “llamada a la acción” y pedirles comprar ¡HOY!

No te limites a informar a tus clientes potenciales sobre lo que tu empresa tiene que ofrecer.

Anímalos a tomar medidas. Diles directamente que hagan tal o cual acción.

Si estás llevando una campaña de publicidad exterior como carteles o anuncios en diversos medios colocados en muebles urbanos o en folletería entonces indícales que vayan a tu local o que visiten cierta página web o sencillamente que te llamen.

Si estas utilizando la versión digital, entonces indícales que hagan click en tu anuncio, que ordenen su producto, paguen por su servicio, etc.

Esto es… dile a tus clientes lo que quieres que hagan.

Por ejemplo, tu “llamada a la acción” puede alentar a la gente a que te llamen a un número telefónico para realizar una reservación, enviarte un correo electrónico para obtener más información, o rellenar un formulario para obtener más información sobre tus servicios, a unirse a tu boletín de noticias semanal o mensual o a comprar tu producto o servicio.

Incluso podrías dirigir a dichos clientes potenciales a hacer clic (si se trata de un anuncio digital) para llevarlos a tu sitio web en lugar de sólo mirar el anuncio.

Esto es, la publicidad llevada a la acción utilizando palabras emocionantes con un lenguaje persuasivo para dar ese empuje extra.

Por ejemplo, si vemos uno de los anuncios más exitosos de la historia publicado en una de la revista que vendió el famoso libro “Cómo ganar amigos e influir en la gente” en 1937, se observa que era una especie de cupón en donde indicas tu nombre y dirección. Se muestran tanto la inversión de riesgo y la llamada a la acción y todo listo para ser enviado.

Recuerda que en 1937 no existían los medios digitales, por lo que la publicidad tradicional tenía que recurrir a artilugios como este para que las personas “hicieran” lo que tú les indicaras.

Ahora bien, ten presente que no deseas plantar simplemente una semilla con tus anuncios, deseas que la gente avance y haga algo acerca de tu oferta AHORA.

Cuando la gente ve un anuncio y piensa en darle a una empresa una oportunidad más tarde, puede ser que realmente quiera hacerlo.

Sin embargo, la gente más a menudo continúa con sus vidas y se olvidará de tu anuncio y el producto que podría haberle interesado. Por lo tanto, hay que animar a la gente a actuar ahora en lugar de más tarde.

Entonces para estos casos, incluye el llamado: estado de urgencia.

Por ejemplo, puedes hacer una oferta irresistible y limitada por tiempo.

Si la gente ve que sólo tienen una cantidad determinada de tiempo, como algunas horas o días para enganchar un trato inolvidable que ya de por sí están bastante emocionados, será más probable que haga un movimiento ahora que más tarde.

Muchas personas asumen que serán capaces de obtener el mismo trato más adelante. Pero si saben que no puede hacerlo, tendrán más probabilidades de aceptar el trato ahora.

Ese no es el único modo de crear un sentido de urgencia. También puedes mencionar sobre una próxima temporada o evento cuando tu producto se vuelva a presentar, por lo que la gente tenderá a compra ahora.

Independientemente de cómo lo hagas, es importante que tus clientes potenciales sepan que ahora es el mejor momento para hacer un movimiento… ¡YA!

Read More