Cuando sufres de alguna enfermedad que te obliga a estar por días o semanas en un hospital, éste se convierte en tu segunda casa, incluso para algunos es la primera, pues pasan más tiempo en el nosocomio que en su propio hogar. La vida puede ser muy aburrida dentro de las paredes del hospital, por lo que debes buscar las formas para no aburrirte y que el tiempo sea más llevadero, sobre todo porque no todos los días tendrás la posibilidad de recibir visitas. Así que, como conocedor de este tema, quiero darte algunos consejos para que tu estancia en uno de estos lugares sea de lo mejor posible, aunque debo advertirte que también depende mucho de tu actitud. Una actitud negativa arruinará todo, no importa si haces alguno de los siguientes tips, la negatividad volverá todo gris y triste.

En nuestros tiempos, la tecnología es algo fundamental para nuestro día a día. Nos mantiene informados sobre los hechos más relevantes e irrelevantes que suceden en el país en el que vivimos y en todo el mundo, nos mantiene comunicados con nuestros seres queridos, entre muchas otras cosas. Si te dejan, lo mejor es que tengas tu celular siempre contigo, y no olvides llevar siempre el cargador y unos audífonos, estos últimos para no molestar a los demás pacientes. Descarga algunos juegos para el celular, ten una aplicación de música (como Spotify) y descarga playlists o álbumes para evitar gastar tus datos. Otras redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram también te ayudarán a pasar un buen rato, para saber lo que hacen tus amigos o algunas celebridades que sigas, y no olvidemos los videos chistosos o de terror.

Siguiendo con la tecnología, otro artículo que podrías llevar contigo es un videojuego portátil. Recuerda que debes preguntar si están permitidos en el área que te encuentras. Así como con el celular, no te olvides de cargar unos audífonos para evitar que los demás sufran con el ruido y puedan descansar o hacer cualquier otra actividad. No queremos que molestes al médico que está realizando una biometría hemática y lo desconcentres. Hablando de juegos, si estás en un área donde los pacientes no están tan enfermos, podrías llevarte algún juego de mesa o cartas, pues podrías divertirte con otros inquilinos del lugar. Podría ser una baraja de cartas normales u otras como las de Yu Gi Oh, Pokemon o Magic. Quizá podrías ser un Jenga, aunque este es muy ruidoso, un turista, scrabble o lo que se te antoje.

Este tip lo dejo hasta el último porque no a muchas personas les gusta leer. Así es, mi siguiente consejo es que te lleves dos o tres libros. Cuando tienes demasiado tiempo libre y debes estar en un mismo lugar, ya sea acostado o sentado, deberías aprovechar para devorarte las páginas de todas las novelas que siempre quisiste terminar. Además podrías tener un excelente tema de conversación para compartir con otros pacientes, incluso podrías ser un cuentista, al leer en voz alta, si los demás te lo permiten, y deleitarlos con maravillosas historias. Esto podría ayudar a tu recuperación y a la de los demás.